¿CALAMBRES? NI HABLAR.

No es uno de los síntomas más conocidos, aunque sí uno de los más comunes  en el embarazo.
Si estás esperando un bebé y notas calambres fuertes y dolorosos en las  piernas, sobre todo por la noche, tranquila.
A pesar de ser muy molestos no entrañan ningún peligro. Se trata de contracturas musculares que aparecen fundamentalmente por falta de calcio y de potasio.
¿ Qué puedes hacer para evitarlos?
Aumenta el consumo de lácteos, plátanos y frutos secos.
Haz ejercicios de estiramiento a diario, antes de acostarte. Lleva la punta de los pies hacia la rodilla y luego hacia el suelo.
Repite varias veces con cada pie.
Masajéate a diario las pantorrillas con aceite corporal o crema hidratante, siempre de abajo hacia arriba. Y si el calambre aparece, ¿cómo hay que actuar?
Sencillo: date una masaje desde el talón hasta el gemelo con movimientos enérgicos y circulares. Verás cómo el dolor va desapareciendo.

Fuente: Revista Crecer Feliz. Nº 272.

Comentarios

Entradas populares