Semana 40 de embarazo


SEMANA 40 DE EMBARAZO



Llegamos a la recta final, estamos en la semana 40 de embarazo y por fin podremos verle la carita a nuestro bebé, si no ha nacido antes de alcanzar esta semana.  
El peque medirá entre 48 y 50 centímetros, con un peso aproximado de 3,5 kg. aunque estos datos dependen mucho del bebé, de la herencia genética…
La mami se sentirá muy cansada por la falta de sueño, el peso, la tirantez de la tripa, los dolores en el suelo pélvico y espalda.
El parto se puede retrasar una o dos semanas de la fecha prevista, sobretodo en el caso de madres primerizas. Este no es síntoma de ningún problema, no obstante los médicos realizarán pruebas para comprobar el estado del bebé, como monitores y ecografías.
Si tu bebé no quiere salir, es porque aún no ha llegado su momento,  y dentro de tu útero se encuentra calentito y confortable.
Cuando se pasa de las 42 semanas de gestación, el principal problema es la calcificación de la placenta. 
La placenta se va calcificando a lo largo del embarazo. Cuando está bastante calcificada el bebé comienza a dar señales de querer salir.
Mientras la placenta sigue haciendo sus funciones y si los dos os encontráis bien, no hay motivos para provocar el parto artificialmente.
Para inducir naturalmente el parto se recomienda las relaciones sexuales, los paseos (si puede ser por la montaña o terrenos irregulares), un baño  caliente,  bajar las escaleras de lado, una buena taza de chocolate o masajéate la barriga con movimientos circulares.
La mamá notará que ha llegado el gran momento, porque empezará a notar las contracciones de parto y en muchos casos rompe aguas.
El cuello uterino empieza a dilatar activamente gracias a las contracciones. Al llegar a los 10 centímetros de dilatación empieza la fase de expulsión, cuando hay que empujar para que el bebé nazca vía vaginal.
Cuando nace el bebé, tiene un color tirando a rosáceo, tal vez la cabeza un poquito deformada por haber atravesado el canal del parto y la piel cubierta de la vernix cerosa y restos de sangre.
El bebé llega a nuestro mundo muy confundido, con los ojos muy abiertos, aunque apenas pueda percibir luces y sombras.
Durante las primeras horas el recién nacido quiere estar en contacto piel con piel y es el momento de ofrecerle el pecho, y compartir ese momento único entre madre e hijo.
¡Enhorabuena por el bebé!

Encuentra todo lo que tu bebé necesita en embarazobebe.com

Comentarios

Entradas populares