Conciliación de vida laboral, familiar y personal


Mañana es el día internacional de la mujer y nos viene a la mente el tema de la conciliación  ,y el porqué casi siempre son las mujeres las que sacrifican más laboralmente para tener una familia:
La Ley de conciliación de la vida familiar y laboral de 1999, fue el primer paso para enfrentar una situación que desde hacía años se hacía necesaria. La masiva incorporación de las mujeres al mercado laboral, estaba modificando de formar radical la organización de las familias. El rol de cuidadoras, que la sociedad había asignado a las mujeres, se evidenciaba superada para una parte importante de la sociedad.

¿Qué es la conciliación?

En un primer momento se habló de la necesidad de facilitar que las personas compatibilizaran su trabajo remunerado y la atención a la familia. Este concepto pronto se planteó como insuficiente, dada la diversidad de modelos de familia existentes y las diferentes alternativas de vida que se abrían, se puso de manifiesto que no sólo era necesario compatibilizar trabajo remunerado y familia, que había que tener en cuenta otras necesidades o apetencias de las personas, como la formación o el ocio.
El inicial concepto de conciliación de la vida laboral y personal incluyó la vida personal. De hecho, cuando se aprobó la Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, en 2007, y se impulsó la formación en las empresas sobre la necesidad de implantar medidas de conciliación, se evidenció que muchas personas demandaban poder conciliar otros aspectos de su vida  que iban más allá de la familia.

Qué sucede en realidad

La conciliación de la vida laboral, familiar y personal no es aún mayoritaria en España, no existe una cultura en este sentido que ayude a compatibilizar los diferentes aspectos de nuestra vida. Solamente cuando se habla de conciliación cuando se trata de las mujeres y siempre para facilitar que compatibilicen su trabajo remunerado con el cuidado a familia, en especial a hijas e hijos. Incluso cuando las empresas apuestan por la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, las medidas que se implanten están pensadas en clave femenina.

Consecuencias para las mujeres y para la sociedad

Al seguir pensando en que son las mujeres quienes de forma fundamental deben ocuparse del cuidado de las personas dependientes de la familia, se perpetuán los roles de género e impide que las mujeres desarrollen una carrera profesional en las mismas condiciones que los hombres. Mientras se piense que serán ellas quienes se van a ausentar del trabajo si sus hijas o hijos enferman, si se cree que los hombres deben dedicarse al trabajo remunerado en exclusiva y las mujeres deben compatibilizar ambos aspectos de la vida, las mujeres seguirán siendo discriminadas en el mercado laboral, como señalan todas las estadísticas.
¿puede la sociedad desperdiciar el talento de las mujeres?
Por Ángeles Briñón
Licenciada en Sociología, experta en Igualdad de Género y Formadora.
Escribe sobre estos temas en su blog Igualdad y Conciliación.
El Blog de IMF Business School 

Comentarios

Entradas populares